Menú Principal
Patricio Caviedes 2
1 de febrero de 2019

Patricio Caviedes, Volver a Empezar de Puente Alto“El Programa es también un espacio de contención”

“Estos espacios que genera el Programa Volver a Empezar son también de contención, les permiten a las personas expresarse mostrando su rabia y frustración y, a la vez, sentirse acogidas. Solo eso ya es una ganancia”, dice el sicólogo Patricio Caviedes, integrante de la dupla en Puente Alto.

El joven profesional destaca que para los usuarios y usuarias del Programa, el Estado siempre se ha encontrado alejado de sus vidas: “se trata de una población que ha sido vulnerada durante mucho tiempo. No terminaron de estudiar, sus padres no estuvieron muy presentes, comenzaron a trabajar y a delinquir desde muy niños”. Por ello, considera que Volver a Empezar es un avance, “porque estas personas nunca se habían acercado a la municipalidad y no conocían su oferta. Entonces, tener a alguien que se dé el tiempo para resolver sus dudas sin apuros es importante”.

En Puente Alto por atrasos derivados de la firma del convenio, las tareas de capacitación y gestión de casos partieron más tarde. Recién en junio pudieron realizar las primeras inducciones a los funcionarios municipales.

Así, debieron apresurarse para cumplir las metas y en octubre recién respiraron cuando llegaron a 132 capacitados, con lo cual pudieron ya dedicarse solamente a atención de casos. Ya llevan 35 ingresos.

Trabajo y subsistencia

Comenta Patricio que la mayor demanda de quienes se integran al Programa es la laboral. En segundo lugar, se encuentra la eliminación de antecedentes. Le sigue la subsistencia que implica obtener con urgencia mercadería, una cama, inscribirse en el consultorio, etc.

Finalmente, está la necesidad de capacitarse. En ese sentido, los requerimientos son específicos. Piden cursos de soldadura, electricidad y manejo de grúa horquilla. Mayoritariamente quienes ingresan al Programa son hombres; las mujeres constituyen -fundamentalmente- su grupo de apoyo y se trata de madres, hermanas y parejas. Ellas también tienen sus propias necesidades: trabajo, asesoría para postular a una vivienda y acceso a talleres.